El láser dental: ventajas

El láser dental es un rayo de luz altamente enfocado que vaporiza los tejidos infectados viajando a través de fibra óptica. El dentista utiliza una pieza de mano parecida a la que has visto habitualmente, de aspecto convencional, pero sin fresa, que es dirigida hacia las caries.

La acción del láser es selectiva y puntual afectando solo a los tejidos dañados ya que es capaz de distinguir entre tejido sano y tejido infectado, lo que además lo convierte en un arma eficaz para el odontólogo ya que le permite conservar la mayor parte del diente.

Esta revolucionaria tecnología ya utilizada en nuestra clínica dental de La Laguna ha permitido la eliminación del tradicional torno con lo que también quitamos de la intervención los ruidos, vibraciones, dolor, anestesia y pinchazos, permitiendo restauraciones que como valor añadido dan una mejora estética mucho más duradera.

¿Qué ventajas tienen los tratamientos dentales con láser?
  • Los tratamientos con láser son indoloros, permiten al dentista regular la potencia del láser, en caso de existir algún tipo de molestia.
  • El láser produce un sonido casi imperceptible y ninguna vibración, contrario a la molesta y temida turbina. 
  • Permite proteger los tejidos sanos eliminando solo el tejido enfermo, por lo que mantiene el diente en la mejor condición posible.
  • Se eliminan prácticamente todos “los pinchazos en la boca”, ya que no requiere de anestésicos inyectables. Solo menos del 2% de los pacientes podrían necesitarlos.
  • El láser es el medio más eficaz para la desensibilización del “cuello” de los dientes. Con el uso del láser el paciente puede volver a disfrutar de la sensación de frío y caliente en segundos. Permitiendo una mejoría prolongada.
  • El láser permite trabajar distintas zonas de la boca en la misma sesión. La mayoría de los casos pueden ser resueltos en una sola sesión, con lo que se evita al paciente tener que hacer varias visitas al odontólogo para resolver su problema.
  • Permite al paciente volver a sus actividades normales sin adormecimiento de la boca y la cara, sin tener que morder una gasa o llevar un hilo de sutura.
  • Acorta los tratamientos de conducto o de canales. Este tratamiento que suele ser largo y doloroso con la tecnología convencional, se puede resolver en muchos casos en una sola sesión con tecnología láser.
  • En las cirugías de tejidos blandos con láser, hay menos sangrado y no se requieren puntos de sutura.
Share:

Deja un comentario

Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.